jueves, 18 de agosto de 2011

Obsesiones y mitos: Lady Day


Siempre me había intrigado la persona de Billie Holiday, pero ahora he terminado de enamorarme, después de leer su autobiografía titulada 'Lady sings the blues'. Una vida intensa, compleja, y descarnada.

Mi primera vez con ella fue cuando escuché la famosísima 'Strange Fruit', la primera canción antiracismo de la historia, interpretada por esta mujer. Pero eso lo supe después. Lo que más me impactó fue su manera de cantar, difícil de describir. Arrastrando el fraseo, como si se quejase, como si le doliese por dentro al cantar. Y de hecho, así era. Me compré un CD doble, de esos recopilatorios, esperando encontrar esa canción entre ellas. Y curiosamente no estaba, pero sí otras muchas, todas ellas con la misma intensidad interpretativa, y esa peculiar manera de retorcer su voz, lejos del virtuosismo, cerca de lo visceral.

Más adelante, una noche que esperaba a que Emi viniese de trabajar, me encontré con que en La 2 estaban emitiendo un documental especial dedicado a ella. No recuerdo el programa, ni quien dirigía el documental, pero lo buscaré para ponerlo aquí por si tenéis curiosidad. Ahí acabó de engancharme la historia de esta cantante, a la que acostumbramos a ver en las imágenes que han trascendido de ella con gardenias blancas junto a su oreja, y una mirada pesada, la propia de una drogadicta. Ahí pude conocer mejor la historia de 'Strange Fruit', esa canción que habla del segregacionismo racial en EEUU, y de esos negros que, ahorcados por los racistas, colgaban de los árboles sureños como extrañas frutas. Ella misma cuenta en su autobiografía que sufría verdaderamente al cantar esa canción. Vivió en sus carnes el desprecio, la llamaron negrita muchas veces, y en sus giras tuvo que ver cómo la obligaban a entrar en los establecimientos que la anunciaban como una estrella por la puerta de atrás.


Hace poco me compré, como decía antes, la autobiografía de esta mujer. Se titula 'Lady sings the blues', y la edita Tusquets. Es un libro pequeñito y breve, en el que puedes conocer a una mujer llena de carácter, un carácter bregado por los golpes de la vida: intentos de violación, su tiempo como prostituta, su caída en las drogas, sus periodos en la cárcel, su amor por hombres de mala vida. Imposible no mirar, como en los precipicios.

Os dejo aquí a Billie (que en realidad se llamaba Eleanora, Nora) interpretando Strange Fruit. No era una gran cantante. Pero era muy de verdad.



Southern trees bear strange fruit,
blood on the leaves and blood at the root,
black bodies swinging in the southern breeze,
strange fruit hanging from the poplar trees.
Pastoral scene of the gallant south,
the bulging eyes and the twisted mouth,
scent of magnolias, sweet and fresh,
then the sudden smell of burning flesh.
Here is fruit for the crows to pluck,
for the rain to gather, for the wind to suck,
for the sun to rot, for the trees to drop,
here is a strange and bitter crop.

4 comentarios:

  1. Impresionante la cancion. Había oido antes a Billie Holliday, pero no había leido las letras de sus canciones.
    Me alegra que hayas vuelto!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante canción. Había oido antes a Billie Holliday, pero no había leido nunca las letras de sus canciones.Muy dura.
    Me alegro que hayas vuelto!
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Se me ha olvidado poner que hace poco el artista chipionero Eduardo Pérez le hacía una rendición en uno de sus grabados! ;)

    ResponderEliminar
  4. Billie Holliday, es una de mis cantantes de jazz favoritas la otra es Carmen McRae.
    Sólo de la dureza de su vida salía la voz de su garganta.
    El libro lo tengo aparcado esperando turno para leerlo.

    Saludos

    ResponderEliminar